Cargando...

lunes

bruja

Las lágrimas silenciosas se escurrieron veloces por sus mejillas, pensando en él y en lo mucho que le amaba. Intentó contenerse secando su rostro con el dorso de la mano en un vano intento de evitar que acudieran a sus ojos. Miró el cielo. La luz agonizante anunciaba un ocaso gris y una vigilia sin estrellas, aunque la luna se alzaría llena aquella noche, enmascarada tras la abundancia de las primeras nubes otoñales.

Caminó por el sendero durante largo rato hasta que el furtivo astro llegó a su cénit. El frío se había adelantado y el inclemente viento azotaba sus ropas y su cabello como si tratara de hacerla desfallecer, pero la desazón de su alma no consintió ni por un instante dar tregua a sus dudas, decidida como estaba a enmendar finalmente todos sus desatinos: hallaría en la vieja un remedio contra sus males y todo volvería a ser como antes.

Calada hasta los huesos y temblando de frio divisó por fin entre los árboles más frondosos el viejo y negro carromato. La tenue luz del candil reveló vida en su interior, cosa que no sorprendió a la joven pues recordó lo que se decía de ella en la aldea: “nunca duerme, es tan vieja que ya lo dejó de necesitar”.

Gritó con fuerza para hacerse oír por encima del viento, de tal modo que el par de mulas que descansaban pacíficamente al resguardo del sobradillo, empezaron a roznar y a cocear inquietas. Vociferó sin descanso hasta que una sombra tras el ventanuco le hizo finalmente una seña para que entrara. Al abrir la portezuela un penetrante olor a caldo jugoso la inundó haciéndola caer en la cuenta de lo débil que se encontraba. Las ganas la abandonaron con rapidez en cuanto los olores de aquel agujero infecto fueron condensándose y multiplicándose hasta confundirla con hedores que nunca hasta entonces había sospechado y de los cuales no deseaba conocer el fundamento.

-Malas horas traes niña.- Le espetó de repente la vieja.

La muchacha quedó muda ante la visión de la anciana pues la juzgó todavía peor de lo que le habían contado. Su boca desdentada era un tajo rojizo que se hendía en un pozo sin fondo en el centro de su rostro, si es que rostro se podía llamar a aquella conjunción de arrugas y pliegues que apenas dejaban reconocer entre ellos la nariz y los ojos excepto por su desproporción. Su pelo negro e insólitamente fuerte, le caía hasta la cintura en sucios e irregulares mechones de los cuales colgaban toda suerte de amuletos, cintas y pequeños ídolos.

La joven se santiguó antes de pronunciar palabra, a lo que la vieja contestó lanzando un negro escupitajo al suelo.

-¡Bah!- la apremió con voz ronca y masculina- Di lo que tengas que decir y no me entretengas, que para los viejos como yo el tiempo es oro.

-Oro traigo mi señora- balbució la pobre muchacha todavía amedrentada- por robar vuestro tiempo, pues sois la única que puede librarme de mis desdichas.

-¡Condenados jóvenes!- aulló la anciana sacudiendo con ello todos los potingues que almacenaba sobre la mesa- cuando aprenderéis que nadie salvo uno mismo puede quitarse de encima las miserias…

-Por eso vengo, señora- respondió mirando al suelo con timidez- a enmendar los errores que he cometido… Os imploro que…

-No implores tanto y habla de una buena vez- ordenó la vieja dando un violento golpe en el suelo con su bastón-…y siéntate no vaya a darte un vahído.

La joven aceptó con sobresalto el ofrecimiento de la anciana acomodándose en el único banco disponible, mientras, ésta se removía en su asiento haciendo sonar sus amuletos.

-Hace cosa de unas semanas mi madre vino a visitarla- la voz de la muchacha era apenas un susurro-.Trajo de usted un remedio amoroso pues temía que me quedase soltera… Yo soy todavía joven… pero como puede comprobar, poco agraciada y en mi casa somos ya demasiadas bocas que alimentar…

-Continua -urgió la vieja.

-El caso es que tras mucho pensarlo, le di la pócima que trajo madre al muchacho más apuesto de la aldea.

-¿Y funcionó?

-La boda está prevista para dentro de un mes.

-¿Y se puede saber entonces por qué importunas con tus idioteces a ésta pobre anciana?- vociferó la vieja levantándose y haciendo peligrar de nuevo el equilibrio de todos sus mejunjes.

La muchacha bajó la cabeza, azorada.

-Verá, es que yo no le quiero… bueno sí que le quiero pero…

-Decídete hija porque no te entiendo.

-Pues que sí, le quiero- dijo por fin alzando el rostro- pero no deseo que se case conmigo por culpa de ese brebaje diabólico suyo.

-Ya veo… -murmuró la bruja echando a andar por la exigua estancia- lo que tú deseas es deshacer lo que ya está hecho ¿no?

La sonrisa de la vieja sorprendió a la joven, que asintió con cierta inseguridad.

-Ah, los jóvenes- musitó casi con dulzura pese a lo difícil que resultaba encontrarla en un rostro como aquel- siempre creéis que todo tiene remedio.

-¿Y no lo tiene entonces…?

La huesuda mano de la anciana se alzó antes de que pudiese continuar.

-Pues claro que lo tiene, querida niña- dijo mientras acariciaba la suave mejilla de la joven haciéndola estremecer- pero deshacer lo que ya está hecho conlleva un precio que tendrás que pagar.

La muchacha asintió comprendiendo.

-Lo sé, sé que él dejará de amarme, y que yo sin embargo no podré olvidarle nunca…

-Por lo menos eres lista y no te engañas cobardemente- comentó la vieja echando a andar hacia una de las repisas repletas de pequeños frascos de vidrio.

-Entonces no nos demoremos más- dijo dándose la vuelta y ofreciéndole una pequeña botella cuyo contendido era traslúcido a la vez que espeso-. Asegúrateyaga de poner la mitad del contenido del frasco en el vaso de tu prometido la próxima luna nueva, mientras pronuncias del revés tu nombre en tres ocasiones. Que lo apure hasta el final.

La muchacha tomó el recipiente mientras memorizaba para si las instrucciones.

-Y ahora, si no te importa, deja sobre la mesa esas monedas que traías y permite descansar a esta fatigada vieja.

La muchacha dejó las monedas, dio las gracias y salió del carromato cuando ya despuntaba el alba.

Avanzando por el sendero la joven apretaba con fuerza en su mano la pequeña botella. Las lágrimas volvían a recorrer veloces sus mejillas; lloraba con toda la frustración de quien hace lo correcto, aún sabiendo que aquello mismo será su mayor desgracia.

En la carreta, tras el pequeño ventanuco, un rostro sonreía mientras observaba a la muchacha alejarse.

-“Estos jóvenes” - pensaba- “creen que todo tiene remedio, hasta el mismo amor”.

Se alejó trabajosamente hasta la mesa sobre la que descansaban la mayoría de sus hechizos, eligió uno de ellos y lo observó más de cerca.

-“Esencia de jazmín y agua ligeramente destilada: el filtro de amor ¿Servirá realmente para algo?”- -se preguntó divertida.

Tomó entonces un espejo dorado que guardaba entre sus pertenencias más queridas y se contempló en él sin timidez. El suave y bello rostro, de ojos profundos y turbadores que reflejó el cristal, le lanzó una traviesa mirada.

.

.

.

Al hilo de la iniciativa de "El cuentacuentos"

Imagen: desconozco al autor

[notas pendientes: 1-Este cuento está dedicado especialmente a Mun, por sus ánimos y porque es un encanto, y también a una personilla que anda por ahí que siempre me pide cuentos de brujas. Debo aclarar que la musa no estaba por la labor, pero esto es lo que ha salido esta noche después de varios meses en el dique seco (mejor esto que nada). 2. Gracias a Legends, a Skézenté y a mi querida Perséfone por premiarme los tres con el Thinking Blogger Award, de lo que no me he hecho eco en este blog por considerar cualquiera de los suyos es muchísimo más digno que el mío, y lo digo de corazón. Un beso a los tres. 3. Gracias también a todos los que habéis pasado por aqui durante este tiempo para decirme algo, lo que sea: me hacía mucha ilusión. 4. Intentaré ponerme al día con todos, pero, por favor, no seáis demasiado duros si no lo consigo ^^ 5.nota final para dos personas que dicen que me siguen a diario y que justo me enviaron un mail hace apenas unos días (cosas de las sincronicidad, digo yo); creo que es una buena ocasión para matar dos pájaros de un tiro: a. Yo quiero a todo el mundo pero sólo soy amiga de mis amigos. b. No esperes demasiado de mi, ni de nadie (esto es un consejo, aunque joda). c. No soy gótica, como dice Yaya Ceravieja: Yo soy Yo, creo que con eso es más que suficiente.]

24 Se mojaron.

___________________ dijo...

Hola Tormenta!!! Que ilusión me da volver a leerte por aquí calimera :P!!!

Un relato en tu estilo, es cierto, pero es que tu estilo es muy, pero que muy bueno .Escribes de un modo muy fluido con un vocabulario muy amplio sin que sea pedante(como me pas a mi a veces) Además has conseguido un cuento que seguro que es muy intimista para la protagonista :P y el giro final ¡Genial como siempre!

Un fuerte abrazo de bienvenida,

Pedro.

printen dijo...

Un placer volver a verte por aquí. Me ha encantado el cuento. Y coincido con Pedro en que el giro final me parece genial.
Saludos

niobiña dijo...

jajaja... No era un elicsir de amor... Era un simple placebo, de esos que a veces funcionan sólo porque estamos convencidos de que va a funcionar...

Me ha gustado mucho y a ver cuando escribrimos ese relato pendiente tú y yo...

Besines de todos los sabores y abrazos de todos los colores.

Andy dijo...

Cuesta leer tu blog.. por eso del contraste de colores.

Pero dan ganas de seguir...
"malas horas traes". Me quedo con esa frase.

Ricardo dijo...

Hola Sobri: Qué placer pasar por aquí y ver que has vuelto...Y cómo.

Es cierto, el giro del final es fantástico¿pero el desarrollo?
también lo es.
Esa bruja!!! Qué miércoles, existe, cobra vida de entre el relato. El clima en que transcurre la historia...
Fantástico!!!

me voy co la sonrisa de la vieja. Con esa final que, como un perfume, queda flotando en el aire, aun desués de haber cerrado el frasco o de la palabra fin.

Te dejo un beso en la punta de tu nariz. y todo mi cariño.

Maya Takameru dijo...

Ha sido mucho tiempo sin leerte, pero tu vuelta ha sido tan buena como se esperaba. Me ha encantado, sobre todo el final. Un placer volver a veer tus historias ^^

Luz de Luna dijo...

Un verdadero placer leerte de nuevo. Muy místico.

Besitos.

Salvatore dijo...

Pues antes que nada muchas gracias por dejar un comentario en mi espacio. Como yo lo he comentado en veces anteriores a mí me agrada mucho el tuyo, y me da gusto el saber que has obtenido un premio de Thinker Blog.
Me gustó tu cuento, y le comentaba a mi esposa que curiosamente habla de una bruja, como un cuento que ella acaba de escribir para su taller de cuento gótico que lleva en la UNAM.
Ella tiene su propio blog que es www.lalectoradenovelasdeamor.blogspot.com
Y también participa de manera colectiva en el blog www.cuentogotico.blogspot.com De hecho la última entrada, pertenece a su cuento de la bruja a la mexicana. Espero que lo vistes y les des tu comentario.
Con respecto a Anand, yo estoy muy contento de que se haya convertido en el nuevo campeón del mundo. Y me parece muy simpático el hecho de que te lo hayas topado, y tú ni en cuenta de quién era él.
Un abrazo, y nos seguimos leyendo.

Klover dijo...

Buenas noches tormenta! (justo acaba de caer un chaparrón por aquí...^^)

He disfrutado un montón de tu relato, haces que la historia, los detalles...se saboreen...Me ha encantado el personaje de la vieja y como nos lo has mostrado...

Me caigo de sueño...pero decirte que chapeau!

Un abrazo!

Marisela dijo...

Y te quejarás encima.... Que más quisiera yo, escribir la milésima parte de bien, que tú en tu peor relato.
Un placer inmenso el que he sentido al leer tu bello cuento.

Juanjo dijo...

Me alegro de que hayas vuelto :-)
Ya era hora de recibir buenas noticias en la blogosfera, que últimamente son todo abandonos.
Tienes mucha calidad, niña. Eres de lo mejor que se puede leer por estos pagos.

Ya te echaba de menos.

Besos.

Jara dijo...

Yo hacía mucho que no me pasaba por aquí. Tanto o más que la última vez que publicaste para cuentacuentos y la verdad que como siempre cada vez que te reencuentro es un verdadero placer.

Me ha encantado esta historia. No sé porqué pero el tema brujas siempre me ha llamado la atención y esta especialmente.

Esta claro que nuestra propia menete puede cambiar los acontecimientos sin brebajes y creyendo en ellos.

besitos chiquilla. Y bienvenida de nuevo

Munlight_Doll dijo...

:'( :'( :'( Tormenta-sama me ha dedicado un cuento... Jo, y una maravilla de cuento. Me he metido dentro de él por completo, envuelta por la magia que le sabes dar a tus historias, tan bien ambientadas, con esas descripciones tan brillantes...
Has vuelto con mucha fuerza, y me alegro mucho, porque te echaba mucho de menos.
Mil besos y mil gracias,
Mun

MARTtA dijo...

Hola, te leo por primera vez y debo decir que me has dejado con ganas de más...jeje. Un saludito ;)

0nironauta dijo...

Muy chulo este blog, Aracne.
Creo que no lo había visto.
Enhorabuena por el diseño :)

Queralt dijo...

Bueno, lo primero, acogerte con todo el cariño y desearte que la vuelta sea para muuuuuuuucho tiempo... después, manifestar mi agradecimiento por las palabras tan amables que has dejado en mi space. Gracias, muchas gracias por decir lo que has dicho pues, si en algún momento parece que una flaquea, al leerlo, se sacan fuerzas de donde puede haber pocas o no haberlas. Mi gratitud eterna a tí y a Ricardo pero, a él, se lo voy a decir también personalmente.
Ahora, después de todo esto que ya queda dicho y escrito (jejejjeje), comentarte que tu cuento es no sólo fantástico porque se define dentro de ese género, es que, es fantástico... es un cuento precioso muy bien narrado y con una claridad y fluidez que hace sentir una sensación preciosa. Me ha gustado mucho, sinceramente pero, tiene una pega muy graaaaaaaande... ¡es muy corto! ¡Falta cuento! Sí, ya sé, el mensaje de la bruja delante del espejo y esas cosas pero... ¡quiero más! jejejejejeje
Me encantaría seguir leyendo más cosas de esta historia...

Cerezas y chocolate.

Queralt.

mahaya dijo...

BBBBBBbieeeeeeeeeeennnnnnnnnnnnn
Voy corriendo a leer el cuento
Muaaaaaassssssskkkkkkk
Muasssssssssssss
Muassssssssssss

MentesSueltas dijo...

Hola, pasaba a saludar y dejar mi cariño.
MentesSueltas

Teiwaz dijo...

The storm begins to rise...
Bello cuento que me hace soñar...hechiceria...brujas...la fascinante atmosfera en la que se enmarcan los personajes. Y el entretejido mensaje de la magia..de que las cosas a veces son lo que parecen...y otras parecen lo que son. Y que la mayor magia es la que nosotros creamos con nuestra consciencia, nuestros sentidos y sobretodo con nuestros sueños. Un beso muy dulce

~ dijo...

Me alegra volver a leer un relato tuyo, así como tu regreso. Un cuento, parecerá mentira o cuando menos asombroso pero hacía mucho que no leía un cuento. Historias de todo tipo y a cada cual mas bella, pero el añejo cuento posee un algo especial que permanece inalterable al paso del tiempo y la literatura. Recuerdo aún tus palabras al comenzar mi andadura por el blog, "ninivé no es un lugar sino un estado mental, llévalo contigo" Los cuentos crean una atmósfera especial, eterna. Yo llevo ninivé conmigo, pero tú llevas la esencia de los cuentos contigo. Imagino las robustas tapas del libro rompiendo las telarañas al abrirse, lentamente dejando poco a poco entrever las mágicas palabras de su interior, hasta desplomarse sobre la mesa levantando una humareda de tiempo.
Y entonces, érase una vez.... un cuento. Y te leo.
Y disfruto.
Rebienvenida.
Un abrazo

Onira dijo...

Ha sido un excelente hallazgo tu blog.
También intento crear el mio, siguiendo las huellas de mis viajes oníricos.
Un verdadero placer, y eso que hoy es domingo.

Anónimo dijo...

Tras leer tu hermosa narración, pienso que aquí sólo hay una bruja, Tú. Embrujas con tus formas, embrujas con tu historia, embrujas con tu expresión...
Tus palabras crean adicción. Me encanta tu lucidez. Gracias.
Niebla

La Pelirroja dijo...

La falta de tiempo es terrible. Hasta hoy no ha podido ser...

La verdad es que ya se te echaba de menos, me ha encantado lo que has hecho con mi frase, muchas gracias.

Si es que... los jóvenes pedimos demasiado a veces.

Besos y un saludo.

Lintu dijo...

un relato de brujas! un relato de brujas!!! los adoro ^^ desde que aprendí a leer. De pequeña era basicamente lo unico que me gustaba leer: cuentos de brujas. Y unos años despues, y gracias a mi tía preferida(siempre he pensado que no deberia vivir en seste mundo sino en un gran libro de fantasia ;) )me aficioné a los de hadas.