Cargando...

lunes

último beso

"La última imagen que quedó plasmada en su retina fue la de su asesino; es lo que se denomina persistencia óptica y no tiene nada de extraordinario. Cualquier imagen que perciben los ojos permanece grabada en la retina durante 0,1 segundos aproximadamente. Por ello, si es posible suponer que lo último que ve una víctima antes de morir es el rostro de su verdugo, justo eso es lo que quedaría impreso en esa especie de película fotosensible en el instante final de una vida…"

-¿Le importa que conecte la grabadora?

Por toda respuesta el hombre exhaló una larga bocanada de humo blanquecino. Era joven, de aspecto enfermizo y torturado. Una de sus muñecas se encontraba esposada al brazo de la silla de despacho. En la otra mano sostenía el cigarrillo; la ceniza caía sobre la mesa pero aquel detalle no parecía preocuparle.

La doctora pulsó el botón y la cinta empezó a girar.

-Ha sido su abogado quién ha solicitado este examen, aunque esto es tan sólo una sesión previa, para aclarar los hechos. Nada de lo que se diga en este momento podrá utilizarse en su contra en el futuro. Simplemente servirá para determinar su estado psicológico en el momento de la detención.

El hombre la miró por primera vez, impasible. Tenía los ojos vidriosos y rojizos, probablemente había estado llorando. El cigarro casi consumido le quemaba ya los dedos, pero tampoco parecía percatarse.

-Bien- Prosiguió la doctora- cuénteme qué ocurrió anoche.

Durante varios segundos el silencio se apoderó del cuarto; tan sólo se podía escuchar el murmullo de la cinta girando en el interior de la grabadora.

-No me creerá.

Desde que le detuvieron no había pronunciado ni una sola palabra. Su voz delató emoción.

-Pruebe.

-Yo no la maté.

A continuación, el hombre relató su versión.

Mariam era una mujer extraña, de esas que aparecen en tu vida sin saber porqué y sin saber porqué, un buen día se marchan. Aún sabiéndolo se enamoró perdídamente de ella. Cuando la historia terminó, él protestó todo lo que puede protestar alguien que sabe de antemano que su relación tiene fecha de caducidad. Ella se limitó a escuchar amistosamente y a cerrar la puerta al salir. No volvieron a verse hasta aquella sombía noche.

Contactó con él por teléfono, estaba nerviosa y necesitaba verle. Quedaron en el café de siempre pocas horas más tarde. La encontró muy cambiada. Mariam poseía una belleza hiriente, su rostro pálido y largo le confería un aspecto frío; su cuerpo menudo le aportaba cierta apariencia de languidez, pero el conjunto resultaba tremendamente atractivo; sin embargo, se presentó ante él ojerosa y descuidada, hablaba arrastrando las sílabas como si estuviese ebria. Las manos le temblaban mientras sujetaba la taza.

La cita transcurrió entre miradas nerviosas y silencios incómodos. Él pregunto por qué quería verle. Para despedirme, respondió ella. ¿Dónde vas? A ninguna parte, contestó. ¿Puedo hacer algo por ti? Preguntó él. Sí, en realidad sí, dijo Mariam.

Quería que la acompañara al metro. Tras la desconfianza inicial ante la petición, en atención a su estado de nervios, accedió a seguirla con la inocente creencia de que una vez allí ella le confesaría los verdaderos motivos de la cita. Entraron en la estación más cercana, y sin decir una sola palabra, comenzaron a descender por interminables escaleras mecánicas y a recorrer pasillos asfixiantes. Finalmente llegaron a un túnel, el andén estaba desierto. El reloj analógico marcaba cincuenta segundos hasta la llegada del siguiente tren.

-¿Quieres saber porque te dejé?

La maloliente brisa que recorría los túneles hacía ondear su cabello. Le miraba a los ojos con una intensidad que no recordaba.

-Si, realmente estaría bien saberlo.

-Creo que te amaba demasiado para quedarme a tu lado…

Mariam cogió su mano, su tacto era suave y frío. Primero se acercó a su cuerpo, después a su rostro, un instante más tarde, le estaba besando. Sorprendido, al principio se dejó hacer sin saber bien cómo reaccionar. Fue la calidez de sus labios lo que decidió, hizo que renacieran en su mente los recuerdos, el deseo, incluso sentimientos que él creía extinguidos en su mayoría. La abrazó, la acarició y se dejó envolver por la ocasión, sin dejar que en ningún momento que la realidad estropeara aquel pequeño regalo. Desde que ella se había marchado se encontraba perdido, y por primera vez, en muchos meses, volvió a sentirse bien. Ella le besaba con una desesperación que no supo interpretar, sus manos se aferraban alrededor de su cuerpo con fuerza, casi con violencia. Un posible espectador habría imaginado que ambos estaban borrachos o colocados, lo cierto es que parecían bailar con una música que nadie más escuchaba. Mariam se abalanzaba sobre su cuerpo haciéndolo retroceder cada vez más, pero él se encontraba tan ahogado entre sus besos que no se daba cuenta de nada: no escuchaba, no veía, no percibía otra cosa que no fuera ella. Tenía los ojos cerrados con fuerza, el suelo comenzó a vibrar, ella puso las manos en sus mejillas y se sumergieron en un nuevo beso.

La sensación fue como una punzada, notó un intenso dolor que apenas supo identificar, estaba demasiado adormecido y embriagado por las sensaciones. Cuando la molestia se volvió insoportable, comprendió. Ella mordía ferozmente su labio, desgarrándolo, parecía querer arrancárselo de un mordisco; percibió el sabor su propia sangre. No entendía nada, la empujó con furia, intentando quitársela de encima.

Mariam tropezó, cayó en las vías justo en el instante en el que el tren hacía su entrada en la estación.What_We_Keep_Inside_by_beautifuliar

-¿Me cree?

La doctora pulso el botón de la grabadora y la cinta dejó de girar. Aquel hombre la miraba lleno de impotencia desde el otro lado de la mesa. Lo único que fue capaz de sentir fue lástima.

-Si, le creo. Pero eso no puede ayudarle.

Sin decir más la mujer abandonó el despacho. Afuera aguardaba el inspector para preguntarle sobre sus impresiones.

-Bien ¿qué dice?

-Qué él no lo hizo.

-La cámara de seguridad lo grabó todo.

-Lo sé.

-Y usted ¿qué piensa?

La doctora sacó la cinta de la grabadora y la introdujo en su bolso, se lo colgó al hombro, cogió su chaqueta, y finalmente se digno a mirar al inspector.

-Pienso que no es un tipo con suerte. Buenas noches.

Y se fue a su casa con la firme intención de dormir catorce horas y no pensar más en aquel asunto. Pero mientras las puertas del ascensor se cerraban no pudo evitar ver en su mente los ojos de Mariam, en el interior del andén, una décima de segundo antes de que el tren la arrollara.

"En la mayoría de ocasiones ese último fotograma grabado en la retina carece de importancia, no sólo porque no exista una técnica capaz de revelar semejante negativo, sino porque lo único que convierte a un asesino en asesino, es una intención, una voluntad, no un simple reflejo en otra mirada. Sin embargo, a veces, lo que convierte a una víctima en víctima es tan sólo su necesidad de serlo."

Fotografía: beautifuliar

(Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.)

41 Se mojaron.

___________________ dijo...

hummm Me ha gustado. Es una historia de ¿amor? ¿Besos con sabor a sangre?
"Cuando la historia terminó, él protestó todo lo que puede protestar alguien que sabe de antemano que su relación tiene fecha de caducidad." Me parece una dscripción acertadísima por la triste y real.

Te he leido en un comentario por ahí que no habías enlazado bien con la frase.No estoy de acuerdo, no es el enlace común, no es fluido, es como si hubieras engarzado un diamante en una gargantilla de oro.

Un saludo

___________________ dijo...

Por cierto, una semana y ya se te echaba de menos...

¿Friki? ¡Me han descubierto!

El Peregryno dijo...

Enigmática como de costumbre, tiene usted las maneras de una gran dama aunque detrás se esconda,seguramente,un espíritu apasionado.
Triste historia, hay mujeres que marcan tanto como ella por esa eterna despedida de su mirada,aunque casi nunca se sabe que tal vez se marchan por eso mismo que tú escribes, porque te amaban demasiado y se sienten tmb irremediablemente abocadas al drama, por lo que yo he entendido ella buscaba ese final junto a su amor viviendo la intensidad antes de suicidarse;pero en realidad se tropieza y ahí se plantea la habitual duda,me gusta.

Ingrid dijo...

Pues para escribirla con prisas y sin corregir a mi me ha encantado!

Un besito

Juanjo dijo...

Pues sí que cambia, y mucho. De asesinato a homicidio involuntario. Menos años de cárcel física, pero ¿y de mental?
Excelente relato, esta vez incluso con diálogos, muy gótico.
Te estás convirtiendo en una auténtica maestra en este género.

Besos.

aPerfectCrime dijo...

Excelente relato...

Un dulce pálpito a Dejavu... es como escuchar una larga y triste canción de amor autodestructivo de The Cure...

dejo mis saludos.
me marcho, enredado en cables.

K dijo...

Genial, el punto de la explicación de la imagen impresa en la retina le da un aire muy original y la historia, un amor trágico a más no poder. Me encanta.
Sólo una cosilla que creo que se te ha colado casi al final del relato.
"-Pienso que no un tipo con suerte."
Supongo que le falta un es, o eso creo. No te lo tomes a mal pero es que es una pena con lo bien que está un detalle sin importancia así.

Un abrazo!

Tormenta dijo...

Gracias K! siempre voy con prisas... Un besillo.

Malena dijo...

Bueno, bueno ¿qué voy a decir?... magistral como siempre. Consigues que una historia de amor con un final trágico como esta, sea increiblemente bella.
Hasta he aplaudido al leer el punto final del relato (espero que no me haya visto nadie o esta vez si me encierran en Ciempozuelos).

Quiero un autógrafo tuyo que lo sepas, y el puesto de presidenta de tu club de fans :D.

Besitos simpática.

Oski dijo...

Siempre perfecto. Siempre tú. Otro genial relato.

Esta semana yo también he escrito el mío.

Un abrazo!

Roc dijo...

Me ha parecido una historia genial que me ha tenido enganchada hasta la última palabra. El final es magníficamente original. Me gusta mucho como escribes, creo que ya te lo dije en otra ocasión, pero si no es así, para que lo sepas.
Un abrazo.

Ur dijo...

Dicen que se puede obtener del ojo de un cadáver, la última imagen grabada en su retina...
http://cinema.microdeluxe.net/viewtopic.php?t=160&sid=8e3627ed1d4318a5df83c33e4685a4cd
http://www.abandomoviez.net/db/criticas.php?film=1028
...la imagen del que la mató,
...la imagen de la que le mató (hay muchas formas de morir).

Ya lo dijo el poeta: El ojo que ves no es ojo porque tú lo veas; es ojo porque te ve.

Si demuestras temor o huyes, el lobo te perseguirá:
http://instantaneas-ur.blogspot.com/2007/03/la-adrenalina.html
http://instantaneas-ur.blogspot.com/2007/02/el-filo-de-la-navaja.html
aunque supongo que gustándote las tormentas ya las habías visitado...

Vade retro dijo...

Extraña forma de amar.
Un abrazo, gran texto.

popi dijo...

Hola musa virtual!! Sí, porque hay dos tipos de musas en esta vida moderna que nos ha tocao vivir: las de verdad, las de carne y hueso de las que puedes llegar a enamorarte con locura saboreando los labios que te ofrecen y las virtuales, como tú, de las que puedes llegar a enamorarte platónicamente, con todo lo que conlleva. Una lástima Tormenta, porque el destino ha querido que jamás conozcas a esta personita más que en letras.jejeje. (risa demoníaca hortera rollo peli de la Hammer) Esto.... Tía... que empiezo a divagar y luego sale lo que sale. Tendré que asesinar al duendecillo apuntador que habita en mi cabecita.
Tu relato, que de eso se trata, que para otros menesteres hay otros menesteres... Bien ,sabes que me encanta tu forma de escribir, que disfruto con cada una de las frases que inventas, con los detalles reales que aportas a la ficción de tu relato, con la sensibilidad que despiden tus descripciones anímicas. No es el que más me ha gustado, pero eso no significa que este no sea muy bueno. Me evado cuando te leo, y eso es lo que busco en las letras: evadirme de la realidad.
P.d No. Me niego a ponerte 800 PD. Con una me basto. Nunca creceré. Ya te dije que tengo el Síndrome de Peter Pan.
Un beso.

Anónimo dijo...

Yudy esferazul
Los grandes son tan inciertos porque no son parte de la realidad, vienen en forma de recuerdos y nos atrapan porque lo que nos ha maravillado queda para siempre, sin importar si somos la víctima o el asesino; por eso navego con mi barco repleto de recuerdos enormísimos hasta el océano que puede ser tal vez un simplemente un lago.
Que bonito tu espacio!
Habrás escrito rápido pero imaginación y corrección no te faltan; un besin Tormenta
Dime una cosa la de las fotos eres tú porque son muy bonitas, digo eres muy bonita.

Anónimo dijo...

Ey nena!!!!
Tremendamente genial!!!!
Podía notar incluso el desgarro de mis labios mientras tira con fuerza hacia sí misma y el gusto a mi propia sangre, tan peculiar en cada uno de nosotros... "Hommo Hommini Lupus"
Decirte que, pese a mis retardos en pasar por tu blog, te tengo en mi punto de mira esperando el momento de introducirme cielo negro impregnado de estrellas palabras que cuelgas sin el más mínimo reparo de lo embriagador que me resulta navegar entre ellas.
Felicidades, otra semana más, y las que vendrán.
Mil besos oscuros, para que no los vean.
Hell.

synn dijo...

Buen texto, pero me dió miedo. ¿Ahora como voy yo a esperar mi vagón de metro sin imaginar a esa chica? ugggggggghhhh

¡Con lo aprensiva que estoy!

Saluditos!

Rotwang dijo...

Buena historia. Me gusta mucho como describes a los personajes, es una de las cosas que me fallan a mí. Sí que es verdad que la frase no lleva directamente a la historia, sino que es un añadido, un comentario, pero bueno, en esto no hay normas ;)

мαяια dijo...

IMPRESIONANTE nena, como siempre... ya no me quedan palabras para decirte, tengo la sensación de que siempre te digo lo mismo...
La historia es realmente brutal, brutalmente buena diría yo. Y tal vez, lo que más impacte sea esa persona dispuesta a dormir sus 14 horas de rigor. ¿Sabrá lo que es la conciencia? yo creo que no...
Mil besos y todos los aplausos del mundo entero! ;)

Miki dijo...

Como siempre, Tormenta, me ha encantado tu relato. El día que no me guste algo de lo que escribas, las iguanas nacerán sin culo xD.

Tu historia me ha llevado a pensar en la de inocentes que son juzgados por crímenes que realmente no han cometido. Como tu dices, lo que hace a una persona ser una asesina es la intención. No el hecho en sí.

Un abrazo y aplausos sinceros!!

tressa dijo...

nena, me ha encantado encantado encantado....al final no todos los asesinos son asesinos...ni todos lo asesinados las únicas víctimas..

te subiré un par de puntitos el karma

Un beso desde as terras meigas

ninive dijo...

Deberían pasar tu historia por el programa Adriano que usan en los juzgados, para contemplar que los hechos no siempre son lo que son ni las pruebas lo prueban todo. En esta semana de ciclo negro (estoy contigo en que nos hemos pegado un festín de muertes :) escribiendo) tu relato describe muy bien la atmósfera que envuelve al género. La ley frente al crimen, pero dejando claro que no existe un blanco y un negro sino delgadas líneas de tonos grises que separan la intención del azar, la libertad de la condena. Todo ello impregnando una narración genial!
Que no cese la tormenta!! Un placer leerte en ella. Un abrazo!
Pd: Creo que existe ese aparato, aunque si no ya tardan en inventarlo :)

Jara dijo...

Pues con prisas te ha salido genial. Yo me quedo maravillada cada vez que te leo. Me encanta esa manera de describir las cosas, de expresarte, de dejarnos con los ojos abiertos, sin pestañear hsta el final.

Ese díalogo. Esa forma de terminar la historia...
Mi aplauso para ti esta noche.
1 besito

Munlight_Doll dijo...

Todo un buen ejemplo para demostrar que el amor es una enfermedad :)

Un beso sin sangre,
Mun Light Doll

Nova dijo...

He estado leyendo... es magnífico como describes la escena, detalles que justo me introducen en la misma, superrealista! eso si que es saber transmitir, me recuerda mucho esto a las escenas de las novelas de la clasica Agatha Christie.
Buenos dias Mirelle :)

aPerfectCrime dijo...

Muy Bueno...
De Crimen y Pasión.

Mi "Espectro" se refleja en los ojos del séptimo desconocido....

aPerfectCrime dijo...

jaaajuazz... la primera opción Srta STORM...
esta muy bueno este texto...

había algo inconcluso en mi mente la primera vez q pase...

dejo saludos.

Irving Morales dijo...

Tu tormenta es impresionante, poderoza, voraz, aterradora... simplemente hermosa.

La lagrima del vampiro
vincho.blogspot.com

Cuervo dijo...

Pecas de humilde. ¿Como dices que soy yo el que tiene "algo", mientras tu creas estas joyas? Soy yo el que te admira profundamente... y te envidia un poco, para que engañarnos.

me asombra la capacidad de la que haces gala cada semana para construir atmósferas tan envolventes y creíbles. Un ritmo perfecto y unos finales redondos.

¡que diablos...! Cásate conmigo!!

aunque no creo que nuestros cuentos sean los más apropiados para contar a un niño por la noche.

Darka Treake dijo...

Joer... Cómo me has dejado...
Pobre hombre, sí.
Pero y ella? Qué era ella...?

Me ha encantado como has usado la frase, gracias!
Me has hecho estar ahí, primero en la sala interrogándole, y después en el metro...

Muy, muy bueno.
Un saludo,
Darka.

Cendra dijo...

¡Magnífica historia! Encierra esa clase de misterio que hace imposible que el lector aparte la mirada... de principio a fin!

Hay algo que no entiendo... ¿Por qué la doctora no cuenta lo que el hombre le ha dicho??

Scry dijo...

Me sigue pariendo increíble tu blog, lo diré cada vez que entre, por que es como entrar en un mundo aparte cada vez, será que lo visito poco...
Me ha gustado el ambiente de la historia y la forma en la que ha sido narrada, pero es un poco confuso el final... ¿por qué quería ella morir?
un besazo de fresa

Perséfone dijo...

Excelente!! Magnífico relato.
Siempre un placer leerte.

Abrazos.

Lord of Erewhon dijo...

Víctima y cumplice?

Dark kiss.

vran dijo...

Muy buena la idea de empezar y terminar el relato con un texto como de enciclopedia o conferencia. No solo cierra muy bien el relato, si no que además da ese matiz tan trágico a la historia. La frase queda un poco forzada, pero no es un problema.
Bien ambientado, tanto las escenas del interrogatorio como la cita y la escena en el metro. Cada una transmite la atmósfera que le corresponde.
Los personajes están bien desarrollados, no son planos, a pesar de ser un relato corto, y el ritmo de la historia engancha.

Sin embargo, siempre hay un pero.
Hay una frase, la que dice "A continuación, el hombre relató su versión", que rompe un poco el hilo de la historia. Quizás deberías seguirlo como parte del diálogo, le daría más continuidad. Incluso el diálogo en la estación de metro lo podrías poner como has hecho con el de la cita.
Es rizar un poco el rizo, pero quedaría mejor.

Un buen relato, con personajes que no son lo que parecen y huyen del estereotipo. Me gustan las historias de novela negra, más cuando están bien resueltas.

Sui dijo...

Me gustaba ver cómo tu escritura tomaba un giro a la prosa más sombría. Pero me parece que esta historia, como la anterior, adolece de falta de originalidad. A mi parecer, no cuentas apenas nada, y tu fuerte es saber expresar las cosas tan poéticamente, cosa que está bien, pero que si se abusa de ello, aporta cuentos arquetípicos. Lo siento.

Tormenta dijo...

Gracias Sui, estas cosas me vienen muy bien. :)
Estoy aprendiendo a escribir relatos cortos, o esa es mi intención desde que estoy en cuentacuentos, conjugar un poco mi "estilo" (si es que se le puede llamar así) en una historia corta. El problema no es que cuente apenas nada, sino que lo que intento contar no llega, asi de simple...
Yo seguiré intentando.
Un beso, gracias.

buho dijo...

Si tuviera que decantarme por un asesino en la historia, diria que es el amor y, si ese fuera el caso, quien no siente la necesidad de ser victima?

Me alegra muchisimo comprobar que sigues creciendo.

un beso.

ninive dijo...

Tierras de tormentas, un lugar en el que evadirse aunque no se huya de nada. Fugaz como un rayo el tiempo transcurre sin darme la posibilidad no de leer tus relatos sino de leer todo lo que transmite este espacio.
Un abrazo!

Roadmaster dijo...

Veo que Sui es de mi especie :-P Construyes la atmósfera de p.m. (a mí también me recuerdas a Ágata Christie, especialmente en los "inserts" de detalles continuados, geniales!), y una vez que tenemos el escenario, qué pasa??? Una mujer provoca que la empujen al metro, de acuerdo, pero esa situación da para más! Indaga un poco más en las vidas de los personajes (NO tanto en sus mentes o corazones, más en sus acciones), para eso te recomiendo que te apuntes a la moda de los capítulos. Yo tengo el mismo problema, como proyecto de cineasta que soy, no me cuesta nada imaginarme un par de planos y ocupar todo el post describiéndolos, así que me fuerzo a continuar el asunto en el siguiente post para obligarme a pensar. No es que no puedas, créeme, es algo que debes aprender. Al principio costará, pero ya verás cómo mejoras!
Me han gustado mucho la intro y el epílogo ;-)
Un beso ventosa.

Rosarosae dijo...

Llevaba muchisimo sin entrar por aquí aunque me encanta mojarme!! ya entraba a leerte cuando andabas con Microsoft. Disfruto con tus historias, no deja de gustarme todo lo que escribes. Un saludo muy grande.