Cargando...

domingo

tan cerca, tan lejos

3_by_shyble

Todo sucedió en un minuto ¿para qué más, mi amor? Sigo en la misma posición y lugar sin embargo aún puedo percibir el sonido amortiguado de tu respiración si me concentro lo suficiente en enviar las órdenes apropiadas a mi cerebro, para que advierta por fin que no es necesario que el tiempo transcurra para que las cosas cambien. Sé que transcurre, soy más consciente de lo que lo he sido nunca. Intentar acomodarlo a la confusión de pequeñas partes en que la física divide lo que sucede, como si comprender lo intangible sólo fuera posible seccionándolo -cuanto más pequeño más simple, cuanto más simple más tangible-, es uno de los métodos que más nos reconfortan a todos nosotros, débiles envolturas de músculos, arterias y huesos, imperfectas mentes incapaces de aprehender la realidad sin esos trucos de titiritero. Es triste y no me salvo, lo sé: utilizo los días como una cuenta atrás, las semanas para contar la llegada de los viernes por la noche, los años para calcular los que me quedan, y últimamente, a tu lado, esa consciencia ha sido aún más terrible. He llegado a experimentar todas las estaciones en un día, desde el cálido verano lleno de ocasos hasta el frio helado en el rostro del invierno, la frágil lluvia que congela las lágrimas que de vez en cuando acuden a mis ojos. ¿Imaginas experimentar un año en un día para tener que sentir ahora que sesenta segundos son casi un año?

Pero por una vez la conciencia permanece tranquila, sabe que te he buscado en todos los ojos con los que me he cruzado. En los de hombres y mujeres, en los míos, en los tuyos, creyendo que allí te encontraría. He buscado las excusas, el antídoto, el santo grial, un milagro, un beso, un día más, una noche, nuestra canción, la forma en que tu dedo corazón me acariciaba, la inoportuna perfección del lóbulo de tu oreja; buscaba lo que fue, lo que es, buscaba un “será”. Busco no necesitarte, no sentir el miedo hacía mi misma, el mismo que experimento cuando no puedo impedir que las cosas cambien ni que el tiempo transcurra, para comenzar a buscar en todas partes lo que ya no es, lo que se fue y lo que no será.

Ahora me ahogo en los dorados granos del gran reloj de arena de la vida. Resbalan sobre mi cabeza en un delgado hilo de oro y me han adormecido hasta cubrirme por completo. Apenas puedo abrir los ojos para mirarte sin que penetren en ellos para entumecerme aún más. Mis manos reposan junto a mi cuerpo, muevo los dedos torpemente mientras las brillantes partículas se escurren. Los estiro hacia ti pero no puedo alcanzarte aunque estés aquí, junto a mí, en este sofá. He caído en la cuenta de que tal vez lo que transcurre es el espacio y no el tiempo; hubo días en que kilómetros no eran distancia, y ahora, cuando apenas la nada nos separa, un universo me aleja de ti. Pero eso ya no importa, sé que no hay tiempo ni espacio sino la percepción que tengo de ellos y, siendo honesta conmigo misma, mientras me sigo ahogando, desearía volver a recorrer el camino que me lleve de nuevo a ignorar esa sensación de conocerlos tan bien.

Por eso cuando decidas marcharte te acompañaré hasta la puerta. De algún modo lograré desprenderme de todo el peso, lentamente, como si emergiera entre densas arenas movedizas; primero una mano, luego un brazo, después el otro, y así hasta lograr un paso, y luego otro, y otro más. Me sacudiré cada grano de desesperanza, cada residuo que haya ido minando mis ilusiones, todos los restos que hayan anestesiado mi corazón. Sé que quizás sera un camino largo, pero con algo de suerte, no creo que me lleve más de un minuto decir adiós.

Al hilo de la iniciativa de "El cuentacuentos"
Imagen: Shyble

Creative Commons License

22 Se mojaron.

Tormenta dijo...

aviso para posibles navegantes: que quede claro que no es, en absoluto, autobiográfico, tan sólo una paranoia. besillos :)

Popi dijo...

XD Haces bien en avisar-nos, que luego hay quien ve fantasmas en simples sábanas.
Hoy no he querido pasar como un fantasma, así que dejo mi sábana y mis cadenas, un beso ectoplásmico y me voy a dormir con el sabor de un minuto precioso.
Bona nit!
:)

Anónimo dijo...

Admiro tu prosa llena de poesía, la perfección con la que escribes, la clarividencia con la que diseccionas el alma de un instante... Logras que me sumerja en tus letras y me dejas siempre ávida de más.
Gracias por estos minutos de inquietante tormenta.
Niebla

El mundo de Yas (Andrés) dijo...

Pues sip....
ha habido un tormentón...jijiji...
Lo que da de si un minuto...
Yo me paro mucho a pensar en eso aunque parezca paradojico o de locos... y en los segundos... por eso siempre he pensado que si un beso dura un segundo estaría bien que un segundo fuera eterno...

pero en fin, eso ya son cosas de otro mundo de sueños más que algo fisico...

Besotes.
Mundoyas.

Perséfone dijo...

Extraordinaria descripción del mmento previo al adios.

Como siempre, extraordinaria!!

Abrazos.

Beauty Beat dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Beat dijo...

Paranoia o no, me identifica. Pasaste por mi blog... Te agradezco la visita, como asimsimo el rastro que dejó la tormenta rauda de tu paso y que plasmó vestigios de ideas que paralizan y calan profundo. Lo que leíste efectivamente es autobiográfico. Las metáforas vertidas tienen que ver con un pasado, presente y futuro tan tormentoso como tu nombre... Beat.-

tad dijo...

Las palabras son peligrosas: comprobado.
Ambos sabemos de lo que hablo ¿Verdad? Dejo la crítica literaria para mejor ocasión.
Hay que hablar de lo de skp (si te apetece y si no te apetece es lo mismo... Habrá que hablar ¿No?)

Un besillo chiquitina.
XXXXOOOOXXXX

Klover dijo...

Anda ya! como te vas a enamorar...XD yo admiro tu prosa y sobre todo lo que eres capaz de transmitir sin pronunciar (o, seamos precisos, escribir...)

Ya me contarás si puedes o no...
Un besote muy grande

Carabiru dijo...

Puessssssssss a lo mejor no lo he entendido del todo bien (en mi favor diré que no he dormido por una entrega de clase), pero espero que nunca me sienta como la protagonista.
Pensar en el adiós mientras se está con alguien es empezar a perderlo antes de tiempo.

Un saludo!!

Chris Stevens dijo...

Tan sólo una paranoia como la vida misma x) No se me ha hecho ni corto ni largo, lo cual es algo q me gusta.

Saludos hertzinanoss

Carlos dijo...

Dios! No sabes como celebro que el orden se resquebraje en mil pedazos. La vida en un minuto,diferentes formas,espacios,volúmenes,tiempo,el mismo que puede albergar un adiós es aquel capáz de condensar la eternidad en un instante.Será un minuto o puede que sesenta segundos pero vaya si merece la pena parar el tiempo y leerlo.
Precioso! Un abrazo!

мαяια dijo...

Me ha encantado leer este escrito que para tí es paranoia y que yo, si me dejas, me tomaré como algo así como una valiosa lección de vida...

Y es que, realmente, dedidirse a "decir adiós" puede llevar muchísimo tiempo pero para decirlo... basta un minuto.

Me enganchas sobremanera...

Un besote guapa!

Ricardo dijo...

Hola Sobrina: Ya sabés que a mi me revientan las aclaraciones. Vengo aquí a encontrarme con tu literatura. Para tu vida personal, hay otros medios.
Así, cuando terminé de leer me dije:(recorda q en Argentina insultamos para elogiar) "Que hija de puta. Que buena idea. Que pedazo de preámbulo para este remate ¡Genial!
Claro que, como siempre, lo que precede al final, son esas telarañas mágicas que tu pluma teje. Que joder.

Sobri, ya sabes, aquí estoy...tan lejos, y tan cerca. Besos

cloe__ dijo...

He pasado por tu hogar para desearte un día propicio autista de los coj ... Ejem.
Sobre el texto estoy con otro comentario en que no se hace ni corto ni largo, es una cosa rara
una revelacion desde la subjetividad,
psicologicamente, es una vuelta de tuerca poética sobre un vacio de sensaciones.
O sea que muy bueno.

;)

V dijo...

Aviso recepcionado, aunque debes reconocer, Storm, que lo parece.
Sea lo que sea o como sea, paranoia o lucidez, adoro lo que escribiste.

Un saludo.

Rubbens dijo...

Y yo que no me libro del deseo de ser inmortal. ¿Cuántos años me quedan? No, cuántos años me quedaré, aun después de haberme ido.

Sanguis dijo...

Pues si no es autobiográfico, tiene mucho mérito, porque me he sentido tan identificada...

Jara dijo...

Pues espero que te sigan dando paranoias no reales de estas, es todo lo que te puedo decir.

Un minuto... todo lo que se llega a sentir y lo pronto que se esfuma.

Carla dijo...

me encantó tu blog.

ojalá podamos conversar .)


carla.

Munlight_Doll dijo...

Menos mal que nos has avisado :P Mientras leía este texto me he preocupado mucho.

Veo que retomas tus textos de "disección del alma" :) Esta vez, te ha quedado delicioso, ya que no sólo describes un alma por dentro, el sentimiento de "tan cerca pero tan lejos", sino que lo comunicas y haces que el lector se sienta muy identificado con él. Quien más, quien menos, ha tenido esta tormenta de sentimientos en un minuto. Y pocos saben describirla tan bien.

Un besote, dulce vampiresa,
Mun

I miss you

mahaya dijo...

Ufff chica...Esperemos muchas paranoias como esta porque jolines...