Cargando...

domingo

_invisible girl_

Persefone__the_Bride_I_by_pirifool-Ni siquiera tuvo tiempo de despedirse- pensaba absorta mientras miraba el vacío.

En aquel mismo instante, una inesperada ráfaga de aire caliente se coló por la ventana haciendo estallar un barullo de papeles por toda la habitación, convirtiéndola en un caos blanco de hojas que se enredaban en mi pelo. Corrí para cerrarla intentando detener el vuelo de las cortinas que parecían querer escapar de la cárcel de mi cuarto para siempre, y al mirar el cielo del crepúsculo cargado y ambarino, y pensar que tú estarías bajo él en ese mismo instante, una corriente eléctrica atravesó mi cuerpo produciendo tal sacudida que me obligó a cerrar los ojos para recuperar el aliento. Al darme la vuelta, todo era una anarquía de papeles y libros abiertos. Busqué en el suelo el último folio que había estado leyendo, tu carta.

Llevaba toda la tarde encerrada leyéndola una y otra vez, estudiándola, intentando descifrarla y desentrañar cada pequeño matiz, queriendo adivinar en la composición de las frases, en su orden, en cada signo de puntuación, un sentido oculto más allá del que revelaban abiertamente las palabras. Un código tal vez, algo que quizás debiera recordar, una pista que me diste en otro tiempo y lugar, una llave secreta, una clave. Pero todos mis esfuerzos fueron en vano, no conseguí ver más allá de ellas; todas hermosas, perfectamente escritas con tu letra menuda y clara, pero cada una asestando un golpe letal en mi corazón, aguijoneando mi cerebro.

Volví a mirar el cielo, sentí miedo de verdad; miedo de ese que parece acechar siempre, que aguarda incluso en la oscuridad que hay detrás de cada parpadeo. ¿Cuántas formas existen en ésta realidad para decirle a alguien que le amas? ¿Cuántas puede improvisar una persona en el tiempo que le ha sido concedido? De todas ellas me has convertido en blanco, y sin embargo nunca ha sido suficiente.

Y allí, aferrando tu carta, en mitad de la tormenta eléctrica que amenazaba con romper en cualquier momento y hacer que temblase el mismísimo eje de la tierra, en cuestión de segundos, me hice invisible. Fue un proceso paulatino que comenzó con un intenso hormigueo en las manos.

Al principio fueron mi carne y mi piel que se diluyeron dulcemente como si se tratase de un perfume en el éter; después mis ropas se fundieron con el aire; tras ellas mi voz, que se convirtió en fino cristal, y en último lugar mis ojos, que apagaron su brillo como una bombilla que se funde repentina.

Y aquí estoy, escribiendo con mis manos transparentes ideas y palabras que pienso con mi cerebro incorpóreo, mientras observo tus intentos desesperados para que vuelva a aparecer ante tu vista, ante la vista de todos. Pero yo, que en algunas ocasiones puedo llegar a ser una chica lista, sé que no se puede amar lo que no se conoce, lo que no se percibe, ni con los sentidos ni con el corazón, lo que no se ve. Y si presumes ver algo, una débil silueta con mi forma, con mi color, con mi voz y que huele a mí, debes saber que esa sombra no soy yo, es tan solo un reflejo. Puede que te conformes con ella y sea suficiente para que la ames, pero no lo es para mí que conozco la inmensidad que se esconde detrás de mis ojos y mis palabras, lo oculto, lo que tú llamas ‘secretos’, que nunca han sido tales, pues no puse barreras ni fabriqué muros que no pudieses franquear simplemente con tu deseo de hacerlo; porque créeme, el misterio se habría resuelto tan sólo con una pequeña dosis de curiosidad.

Al hilo de la iniciativa de "El cuentacuentos"

Fotografía: Pirifool

25 Se mojaron.

Munlight_Doll dijo...

¡¡¡¡SÍÍÍÍÍÍÍÍIÍÍ, SOY LA PRIMERA EN COMENTAR!!!!

Jejeje, menudo lujo :D

¿Sabes? Estuve a punto de poner esa imagen en mi entrada, pero decidí no hacerlo porque Nirth ya la había puesto en su blog hace poco y me daba "cosa"... Ahora la veo en el tuyo y me doy cuenta de que ha sido mejor que no la pusiera :P

Sobre el escrito, debo decir que es toda una instropección en tu alma, es muy "tú", y por eso me ha gustado. Además, últimamente has ido abriendo tu abanico, y no pierdas ese paso, please :D

Muchas gracias por defenderme, además ;) Ambas sabemos lo que provoca la envidia, y por eso he decidido hacer caso del sabio refrán "a palabras necias, oídos sordos".

Besos oscuros,
Duendecilla Mun

popi dijo...

Bon dia noia!
Me encanta este relato sutil y delicioso, con el que nos llevas de la mano (:P) por ese sentir oculto de las apariencias informes creadas por las vagas palabras, que intentan pero no consiguen casi nunca ofrecernos un ápice de la realidad que tras una idea se esconde. Qué gran ambientación anímica, bruja loca dragoniana o comosellame.
Un beso etéreo desde las profundidades. Ommmmmmmmm.

Mj dijo...

A veces no hace falta volverse invisible para desaparecer de la vista de los demás.
Siempre nos quedarán las palabras envueltas en tinta visible, para no pasar desapercibidos...

Mi cerebro transparente envía saludos al tuyo :)

Ricardo dijo...

Para leerlo y releerlo. Siento como una especie de juego de espejos, entre lo que ella busca en la carta y lo que él no ha sabido ver.
Ver...más allá de lo fantástico de la invisibilidad, se puede entrever lo que muchas veces se siente: eso de ser invisibles ante los ojos del otro.
Como siempre, lográs atrapar al lector en los climas psicólogicos que proponés. El asunto, ahora, es cómo salgo de él.

Un beso que cruce el mar

Maya Takameru dijo...

Conozco la sensación de volverse invisible ante los ojos de los demás, tampoco conozco a casi nadie con la curiosidad suficiente para ponerse a buscarme en serio. Pero seguimos ahí, ¿no? Ya nos encontrará alguien.

Me ha encantado, como en anterior. ¿Te he dicho ya que me gusta mucho tu estilo? ^^

Vade retro dijo...

Interesante mecanismo de protección el de la invisibilidad.
La escena del desvanecimiento la has bordado.
Un beso enorme.

мαяια dijo...

Ya lo dicen... que "no hay mayor ciego que aquel que no quiere ver"... ;)
Me encanta como narras nena, es un verdadero placer hacerse invisible y perderse entre tus líneas.
Un besote!!

Miki dijo...

Intensas palabras, intensas reflexiones. Una carta, un mar de recuerdos y una protección en forma de invisibilidad. Si te digo la verdad, no se si he captado el mensaje de tus palabras, pero me ha gustado la forma de escribirlas. Será que estoy un poco espeso hoy jeje perdón.

Un abrazo!

Oski dijo...

Otra pequeña obra de arte. En este caso describiendo a la perfección lo que se busca cuando quieres que alguien te ame, que se adentre en tu alma, que estudie cada rincón, que abra cada pequeño cofre que encuentre y que no se limite sólo a observar lo que puede ver.

Genial una vez más.

Un abrazo

K dijo...

El enamorarse a veces es eso, coger un esbozo de una persona y verlo como el todo, como su personalidad. La verdad, que lo de sentirse invisible como sensación temporal no está nada mal pero hacerse ya es otra historia :K!

Besos!

___________________ dijo...

Hermosisimo de principio a fin, una semana más te superas. Transmites una melancolía suave y acogedora (Bueno el relato es acogedor ¿Vale?, ¿Me explico?)

Y elpárrafo en que se vuelve incorporea me parece simplemente genial.

Un abrazo,

Pedro.

Juanjo dijo...

¡Vaya! El final que has escrito me ha llegado, y no sabes tú cómo. Si te dijera que he pensado muchas veces en lo que tú acabas de escribir, ¿me creerías?
Esos muros que parece que rodeen a algunas personas son simples vallas, muy fáciles de sortear si se tiene la curiosidad de observar un poco.

Besos.

sharon dijo...

Y es que cuanto más te leo más me gusta como escribes. ¿Y qué más puedo decirte si precisamente hoy yo me siento transparente?
Me ha gustado muchísimo, genial como siempre y hoy hasta me he sentido identificada y todo!:P
Un beso guapa!

Noemi-san dijo...

A veces yo misma busco ser transparente, sobre todo cuando no estoy para nadie y menos para el mundo...pero otras veces esa sensación es horrible...
Buena entrada...en algunas frases me he sentido identificada
Besotes

Aracne dijo...

Dios mío, Tormenta...
Es genial, como cada vez que leo tus entradas, genial.
Pero este...Tiene algo que realmente me llega, me pone la piel de gallina.

No sé que es... Pero te aseguro que la descripción final me ha enamorado.

Por favor, sigue así.
Mordiscos =)

Chris Stevens dijo...

"Yo sé q existo, porque tú me imaginas" dijo el poeta. Y desde entonces esa ha sido mi manera preferida de hacerme invisible. Por cierto, en este relato quizá es en donde menos pegaba poner una ilustración x)

Un beso radiófonico.

Roc dijo...

Hace mucho tiempo que con el mismo hormigueo en las manos y el corazón destrozado me convertí en invisible.
¿Quién dice que no se puede volver uno invisible?
Puede haber una imagen parecida a la tuya, que incluso sonría y hable como tú, pero esa no eres tú.
Me encerré hace mucho tiempo y sólo se puede ver el reflejo de una imagen que nada tiene que ver conmigo.
Me ha encantado mucho más de lo que imaginas.
Besitosssss.

Marisela dijo...

Dicen que la mujer se vuelve invisible a partir de cierta edad y a base de desengaños. Tú has reflejado ese dicho popular con un relato que es una verdadera obra de arte.
Besos y saluditos.

invisible _ dijo...

Las palabras, cuando son hálitos de la intimidad, sólo pueden revelarnos aquello que está semi-velado en el amanecer de nuestro conocimiento. Pueden ser un aguijón, generar una inquietud, pero no abrirán más puertas que las que se encuentran entreabiertas.

Un intenso hormigueo en las manos, un tacto denteroso, un sabor a lisura, metálico, la vibración de ese invisible yo interno, ... pistas, un comienzo.

Puede comenzar un amor sin condiciones cuando se conoce, donde acaba lo que separa nuestra individualidad.
La pregunta es si hay alguien preparado para participar de una intimidad de ese calibre.

______________________
PD1: Lo invisible no tiene género.
PD2: Mascaró, más conocido fuera que en su tierra.

Tormenta dijo...

"Me daría una gran alegría encontrar el remedio a los miles de horas que he dedicado a traducir del sánscrito. Mi trabajo es sencillo. Leo el original. Leo todas las traducciones que puedo encontrar; y me entrego con tesón a la cuestión del significado, la interpretación filosófica, etc. Me olvido de ello, y después de mucho tiempo vuelvo al original, que leo una y otra vez, en todos los estados de ánimo que me es posible; es un largo proceso de meditación y de hondos momentos de contemplación"
Son palabras de Mascaró sobre sus traducciones del sánscrito, es un personaje interesante(en realidad tan sólo he leído fragmentos del Bhagavad Gita que me pasa un amigo de vez en cuando por mail)
Gracias por tu comentario y por hacerme recapacitar.
pd. Creo que lo invisible también puede ser utilizado como una metáfora para cualquiera de los generos.

Scry dijo...

Me ha gustado el principio, cuando las ojas se han puesto a volar por la habitación, en mi mente todo quedaba muy mágico, luego a medida que el cuento avanzaba me he ido perdiendo, no sé si porque no estaba a lo que tenía que estar o porque ha sido muy tuyo y no había que entenderlo del todo.
TU blog como siempre incríble, sé que siempre te lo repito pero me encanta... se está más bien paseand por aquí...
besos de frambuesa

emilio dijo...

Me ha gustado el cuento he vuelto despues de mucho tiempo con consejo de un amigo en común a quien no delataremos si os parece justo. Pues bien, sigo leyendo.
besos desde este lado del universo
emilio

niobiña dijo...

Jolines!! Hacerse invisible.... Me gusta pensar que si yo me hiciese invisible, alguien tendría la suficiente curiosidad como para resolver el misterio que me rodea....

Genial!!!

Besines de todos los sabores y abrazos de todos los colores.

Asiria dijo...

Llegar hasta aquí es como estar frente a ese libro que la emoción envuelve en el instante de abrirlo.No es papel, sino el placer de leer lo que habita en su interior. Y desde ese mismo instante da igual que el libro vuelva a cerrarse porque es sensación de atrapados, sino de libertad. La misma que en tu relato discurre por entre tus palabras. La libertad del corazón. No entiende de limites ni de visibilidades, ni de presencia o formas. Que bien describes el que los secretos no son tales porque no existen mas muros que los que recrea en su mente. Y le hizo ver que su carta era invisible, pero ella no lo era.
Brillante! Un abrazo enorme!

Como si el tiempo fuera agua entre mis manos las cierro con fuerza pero no puedo evitar ver como se pierde entre ellas. Prometo reorganizarme, ainnss que desastre de semana :s

atenea dijo...

¿Y no somos todos un poco invisibles a veces?

Genial la historia de esta semana, como siempre... dices lo justo, dejas que nosotros leamos entre líneas el resto y todo ello forma una historia preciosa :)

Besos!!!