Cargando...

domingo

258

img146/9089/sanctuarybythisyearsgirlkr9.jpg

.

.

Hay cierto sesgo en la luz

de las tardes de invierno,

que agobia, como el peso

de los cánticos de las catedrales.

.

Nos infringe celestiales heridas

que sólo pueden cicatrizar

en las luchas interiores

donde reside su razón de ser.

.

Nadie puede orientarse, nadie

su impronta es la desesperación,

un inmenso sufrimiento

que nos expulsa de la atmósfera.

.

Cuando aparece, el paisaje escucha…

las sombras detienen su aliento;

cuando se marcha… es como la distancia

ante la belleza de la muerte.

.

.

.

Emily Dickinson.

Fotografía: Thisyearsgirl

3 Se mojaron.

covita dijo...

Como siempre, un gusto impecable

mahaya dijo...

gracias por este hermoso poema y por la imagen que lo acompaña

;* dijo...

sabor a otoño atemporal

...

http://viajart.blogspot.com/