Cargando...

jueves

Adiós Varsovia

Abandonó el cigarrillo en el cenicero y murmuró que Varsovia ya no le parecía tan bella.

Tras la cristalera del café una joven tocaba el chelo en la acera junto a un cartel de prohibido aparcar. Su presencia en la calle, junto al púrpura que coloreaba sus mejillas, delataba que para la estación en la que las baladas de Chopin destronaran, en cada parque y teatro de la Ciudad Roja, a Pergolese y a Dvorak aún quedaba mucho. Recuerdo que me sorprendió que su gesto no reflejase, en absoluto, la violencia de las notas que el arco arrancaba a las cuerdas, que vibraban imponiéndose al ritmo lento del paso del tiempo, obligándonos a perder la vista en el rectángulo de cielo encapotado, a precipitarla hacía las azoteas de altos edificios, a los pájaros grises y al inmenso cableado de aquel teleférico que hacía tiempo surcaba la ciudad. Un globo rojo volaba presa de las corrientes luchando por escapar entre las ramas de los árboles que, desesperadas, se estiraban para detenerlo. Cuando por fin se separó de ellas, perdido entre las blandas nubes que ocultaban hasta al más audaz rayo de sol, ambos pensamos al unísono –algo que sucedía continuamente- en el joven camarero, en la brillante gota de sangre que se había precipitado en un hilo desde su boca, hiriendo el blanco inmaculado de su delantal, poco antes de cerrar los ojos para siempre.

Discutimos si aquello había sucedido antes. Ninguno de los dos sabía decir si fue una pescadera de Milán o un frutero en Buenos Aires quien murió de la misma manera. Yo habría jurado que fue un repartidor de gas butano en España, años atrás, aunque aquello no significara mucho para mí. Todos se mezclaban en mi mente, en las arenas del tiempo que poblaban mi memoria desde que estábamos juntos y reconozco que, hasta aquella tarde, nunca intenté poner remedio a tal confusión. Ese había sido mi sacrificio desde el principio, renunciar a llorar todas las lágrimas que cada muerte me habría supuesto, ocultar tras una cortina de indiferencia los sentimientos que los de nuestra especie no deben tener si es que desean sobrevivir. Por el contrario, él suyo fue siempre tratar de recordarlos. Relacionar a unos con otros, los motivos, los lugares, las maneras en que habían muerto… creando un inmenso mapa mental en el que todos estaban unidos de algún modo, en un intento, imagino, de dar algo de sentido al que era su trabajo.

–Hubo una muchacha en una iglesia – dijo de pronto. Vestía de blanco. Llevaba algo en el pelo…

–Un velo y una peineta- contesté, más sorprendida que él ante el súbito recuerdo.

–Sí. Era el día de su boda. Casi una niña.

Había pasado mucho tiempo. Lo recordaba porque fue una de las pocas ocasiones en las que había sentido verdadera envidia de sus lágrimas. En mi mente vi a la muchacha radiante, en un éxtasis de felicidad plena que yo nunca había conocido. Posamos la mano sobre su frente mientras se abrazaba cariñosamente a los suyos e hicimos lo que debíamos hacer. Algo se quebró en su cerebro. Entre las convulsiones, una gota de sangre cayó sobre el intacto velo, grabándose inconscientemente en mi memoria; a fuego en la suya.

Por cosas como esa siempre supe que algún día tendría que irse, pero jamás pensé que sería en Varsovia. Su ciudad.

Aplastó la colilla, que aún humeaba, susurrando, casi para si, que no estaba hecho para aquello. Repitió que Varsovia ya no le parecía tan bella mientras se levantaba de la mesa. Lo que al final resultó cierto, aunque tuve que presenciar como se desvanecía ante mis ojos -esta vez para siempre- para poder percatarme de la trágica realidad.A_smoke__by_Staged

Al hilo de los Retos de Abracadabra (Foro Nuncajamás)

Imagen: Staged

[Con este relato participo en el III Reto propuesto por la iniciativa del Foro Nuncajamás, una especie de taller literario online al que me he unido hace poco con la idea de obligarme a escribir regularmente y, sobre todo, intentar mejorar, cosa que me hace bastante falta. Los Retos están pensados para obligar a los participantes a exprimirse un poco las neuronas y a adquirir soltura en la creación de historias, lo que me va a venir de maravilla ya que últimamente terminar cualquier cosa que estuviera escribiendo se había convertido en una especie de parto creativo, bastante más doloroso que placentero. Con mi participación en él intento quitarle un poco de grandilocuencia al asunto y volverme algo más pragmática a la hora de escribir: aprender a disfrutar de nuevo con ello por mal que me salgan las cosas. Cada nuevo reto lo establece el ganador del anterior. Hay una serie de parámetros establecidos de antemano, pero la cosa puede llegar a complicarse bastante. En esta ocasión doy fe de ello, ha sido complejo, sobre todo llegar a escribir un relato relativamente armónico con la cantidad de cosas que se pedían en tan pocas palabras en principio (600, aunque yo las he sobrepasado en 20) pero he de reconocer que he disfrutado haciéndolo aunque el resultado no haya estado a la altura de lo que esperaba.

Animo a todos aquellos que quieran compartir relatos y aprender un poco a apuntarse a este foro. Somos poquita gente todavía (todo tías por cierto, no estaría nada mal que algún hombre se animara ^^) pero, por lo que he visto hasta el momento, están saliendo cosas muy interesantes.

Besos y pólvora para todos.]

13 Se mojaron.

Sr. Silencio dijo...

La ultima vez que te firmé, me acusaste de ser complaciente con el comentario. He intentado no serlo esta vez. Es cierto que se le pueden poner peros, alguna frase larga, alguna construcción farragosa, pero aún así me parece que tiene mérito haber escrito lo que has escrito después de leer las condiciones que se os imponían.

Me gusta sobre todo el principio, la imagen del café, el cigarro que se apaga, el violinista y el frío y la música, y el cielo encapotado sobre Varsovia.

A ver si es verdad que te obligas un poco y podemos disfrutarte más. Ultimamente me siento un poco como tú al escribir, por eso he dado ese giro en el blog. Quizás es lo que pide el cuerpo, aunque no pase un solo día en el que no piense que tengo que volver a escribir relatos y que tengo que hacerlo ya.

besos y polvora para tí también!

Carlos dijo...

Mas que escritas parecen narrarse las palabras, elevarse tan solo un poco sobre la música del chelo por la ciudad de Varsovia. Un maravilloso contraste del rojo muerte sobre el gris vida, silencian el tiempo cruzando de repente unas palabras.
Sucedió en Varsovia.
Me ha gustado mucho, sobre todo como encajas todas las condiciones del reto sin notarse costura alguna.
¡Un abrazo!

Anónimo dijo...

Pues a mi me gusta. Relato que da la vuelta y termina por donde empieza. La pequeña historia cuenta muchas cosas. Los personajes que parecen trabajar por cuenta de la muerte, que son como ángeles. El hastío de uno de ellos, la oscura indiferencia del otro.
Te ha salido un buen relato y coincido con los dos anteriores en que apenas se notan las imposiciones y reglas.
Lo has resuelto bien y de eso se trata.

Javi tad. XXXOOO

Pd- Leyendo por fin a O.Scott Card.

Anónimo dijo...

¡Por dios! cuántas cosas juntas. El reto ese se las trae es una forma de demostrarte que puedes hacer lo que quieras.
Sigue el camino de baldosas amarillas Dorothy

Un gran beso de tu Clo.

V dijo...

Usted, Dama, no necesita más retos que los que su mente pueda crear, pero si con ello escribe coas con ésta más a menudo no seré yo quien diga una palabra de su nueva aventura.

Un saludo del eterno sumergido en sus palabras...
V.

Vade retro dijo...

Me parece muy valiente por tu parte el someter en cierta forma al escrutinio público tu creatividad. Eres grande ante mis ojos. Sólo los grandes son capaces de asumir críticas del tipo que sean.
Un gran, pero gran abrazo amiga y mucha suerte con este nuevo desafío.

Munlight_Doll dijo...

Interesante idea la de buscar nuevos horizontes literarios. Así explotas tu talentazo aún más. Te ha quedado un relato muy diferente, pero me ha gustado, sobre todo por el preciosismo de los detalles, con los que calas la historia en la emoción del lector.
Besos, mi condesa, te echo de menooooos,
Mun

Gittana dijo...

Sabes que me encanta de ti??? Que siempre acompaña tus escritos con imagenes perfectas... con imagenes que te hacen viajar mientras leo!

Me encantas!!

adnx dijo...

Un blog curraisimo te felicito, un abrazo.

tormenta dijo...

Sr. Silencio: te agradezco que, eventualmente, puedas ser -o parecerme- complaciente, de igual manera que agradezco tus peros. Frases largas y construcciones farragosas, esa son mis especialidades desde siempre al parecer, aunque con sinceridad pienso más que farragoso es que no sé puntuar bien y las frases no quedan bien construidas. En fin, largo es el camino hacia el perfeccionamiento ^^ Mil besos.

Carlos: gracias por lo que dices de que no se nota costura alguna, pero la peineta y el butano se notan ¡y mucho!

javi: me alegra tener noticias tuyas aunque sea por aqui, eso significa que te van bien las cosas:tuyameentiendes. XXXOOOXXX

Clo: mira que me has llamado cosas durante este tiempo, pero sin duda me quedo con lo de Dorothi ^^ :D

V. señor mío, un placer verle de vuelta, temía que por fin se hubiera cansado de mi

Vade retro.: Gracias por tus palabras, intentaré asumirlas por duras que sean, aunque en ese sentido lo tengo fácil, yo siempre seré más dura que los demás. Es un honor tenerte por aquí.

Mun: :) :) me alegra que te gustara, todo esto es con el ánimo de mejorar y sentirme mejor escribiendo. Yo te echo de menos todavía más mi linda princesita. Cuidateme mucho :* :*

Gittana: Siempre he pensado que las imágenes eran en si mismas mucho mejores que cualquier historia. Un besito.

Adnx: un lujo tener a un artista como tú dejando su huella por aqui. Me gusta mucho tu trabajo. Un saludo.

*Sechat* dijo...

Gracias Tormenta, por querer formar parte de esto. Estoy convencida de que tu parón creativo va a quedar reducido a cenizas. Hermosa historia.

Gracias por hacer publicidad del sitio. No me lo esperaba y ha sido una auténtica sorpresa. Si gracias a ti se incorporan al grupo gente tan importante como Ícaro y Popi, no puedo por menos que quitarme el sombrero.

Aprovecho para poner aquí, para quien lo desee el enlace con el sitio: www.notemuerdaslalengua.foroespana.com

Loth dijo...

Me ha gustado mucho el conciso pero intenso análisis psicológico de los personajes, ese preámbulo mortecino y el panorama desolador que acompaña a la vida. Ojalá sigas prodigándote más a menudo ;)

Anónimo dijo...

Tú no escribes, dibujas con palabras. Creo que a ti, más que el café, lo que te iría bien es algo que te deje yonki y la mente lúcida. Tú misma.

Bienvenida al club de los procrastinados.

Te crujo si me mencionas again.

Soy importante. Lo que le faltaba a mis humos.
.