Cargando...

viernes

En la mano de la Diosa

Callenish_2_by_FickleKat

Si llueve durante toda la noche se borrarán los caminos de vuelta a casa- pensó Rowan mientras oteaba con preocupación las oscuras nubes que implacables se aproximaban por el extremo del valle. El viento agitaba su pelo lacio, y sobre el saliente esculpido en la roca, la muchacha podía percibir el característico sabor metálico que precedía a las tormentas.

Una bandada de pájaros negros cruzó el horizonte.

Rowan no quería pensar en augurios, de eso ya se encargaban las viejas de la aldea, pero sabía que Cedric tendría dificultades para atravesar Los Márgenes. Los Márgenes; así era como la gente de su poblado llamaba al cenagoso bosque que separaba el valle de las Tierras de los Pantanos, un inhóspito lugar donde vivían las tribus de los Hombres Pintados. Pero si los pantanos eran tierras llenas de leyendas sobre las que los ancianos contaban historias al calor de los hogares, aquel bosque anegado era un reino completamente distinto. Era costumbre de los lugareños escupir y hacer el signo de protección con las manos cada vez que alguien lo mencionaba. Tan sólo unos pocos conocían sus secretos, y la mayoría de ellos pertenecían al Consejo. Se decía que estaba habitado por bellas hadas capaces de andar sobre las aguas, las cuales, tras seducir a los hombres para concebir con ellos, los ahogaban sin piedad en las ciénagas. Ningún hombre o mujer osaba adentrarse sin un guía iniciado en los misterios, que conociera sus señales y laberintos. Los que lo habían hecho habían perecido ahogados, o bien nunca más se había vuelto a saber de ellos.

Sin embargo Los Márgenes eran el único camino para llegar a los Pantanos, y hacía siete noches que Cedric, con la ayuda de dos de los miembros del Consejo, había conseguido atravesarlos sano y salvo.

Aún así Rowan se preguntó si volvería a verlo con vida. Si sobrevivía a los rituales de los Hombres pintados, probablemente los cenagales y las lluvias torrenciales propias del comienzo de primavera acabarían con él. El viaje de vuelta debería hacerlo tan solo con la protección de los dioses.

Si Cedric conseguía regresar sería el Macho rey aquel Beltane, la Diosa había hablado y lo había favorecido. Después de los ritos y la preparación, los Hombres Pintados trazarían en su cuerpo las antiguas runas y símbolos de protección, y con la luna saldría, acompañado del resto de cazadores de la tribu, tras la manada de ciervos a la captura de gran Astado, al que tendría que derrotar sin mas ayuda que un puñal de silex y su lanza, y arrebatarle la cornamenta como prueba de que era el favorito de los dioses, o morir en el intento.

Todos los jóvenes consideraban una gran dignidad representar al Macho Rey en las fiestas en honor al gran Dios Bel, dios de la luz, del sol, señor de la fertilidad, y semilla de vida. Cada año en Samhain, la gran sacerdotisa profetizaba quien sería el elegido en el siguiente Beltane, siendo lo común que se escogiera al más fuerte entre los muchachos. Sin embargo, aquel inmenso honor en ocasiones conllevaba un sacrificio mucho más terrible. Si la cosecha de aquel año era insuficiente, la Diosa exigía que la sangre del Rey sagrado regara la tierra, y con la llegada de la primavera siguiente, éste debería ser sacrificado.

La Diosa habló, pero Cedric también lo hizo. Era derecho del elegido seleccionar a la que debería ser su novia en las fiestas. Por ello Rowan representaría a la gran Señora en la ceremonia, y tendría que unirse con él en el sagrado matrimonio que completaría las celebraciones de la noche. Yacerían juntos tras el frenesí del baile alrededor de las hogueras, sobre el altar en el corazón del círculo de piedras.

Tras ella un ocaso rojo como la sangre de los sacrificios la iluminaba igual que un mal presagio; el sol se ocultaba por el oeste sin noticias de Cedric.

Rowan había vivido catorce inviernos sin salir nunca de los parajes que delimitaban el valle y tal vez nunca tuviera oportunidad de hacerlo. Sintió lástima por si misma. Sin desearlo se había convertido en una viuda virgen, y en el caso de que Cedric regresara, tal vez lo fuera la primavera siguiente. Pensó en sus sueños, quería ser madre, vivir una vida tranquila alejada de los dioses y las supersticiones que en aquel momento movían tan cruelmente los hilos de su destino. Ella amaba a Cedric con ternura a pesar de su arrogante torpeza. Siempre fue un joven orgulloso, lleno de vida, dedicado más a colmar de rubor el rostro de las muchachas de la aldea, que a sus responsabilidades. Aún así, ambos se habían criado juntos y existía entre ellos un lazo de intimidad, tan natural, tan familiar, que Rowan siempre había sospechado que acabaría desposándola. Aquel día que siempre imaginó dichoso, se había transformado en una condena perversa, ya que no sólo era el destino de Cedric lo que estaba en juego en aquel momento, sino también su propio porvenir; si el joven no retornaba o bien era sacrificado, Rowan tendría que tomar los votos de sacerdotisa, y consagrar su vida al servicio de la causante de su desgracia, tal era la costumbre.

Comenzó a llover, Rowan se arrebujó en el manto. –¡Oh Diosa! ¿Qué intención es la que mueve tu mano?- susurró estremecida por la ira. Frente a ella los altos árboles que lindaban Los Márgenes se agitaban presos de la furia del viento. Las tinieblas se cernían con su negro hábito sobre la tierra, engullendo el abrigo de la luz; era el momento de la Diosa.

Rowan se dispuso a volver a la aldea, la lluvia empezaba a calar su manto y pronto la oscuridad sería absoluta. Dedicó una última mirada suplicante al horizonte, y para sus adentros, una corta plegaría.The_Invocation Deseó con todas sus fuerzas poder distinguir una sombra abriéndose paso por el sendero, pero en lo más hondo de su corazón sabía que lo que sucediera aquella noche no estaba en sus manos, ni en las del aguerrido joven que en aquel momento luchaba por su supervivencia; en realidad una voluntad mucho más antigua, que se perdía en los albores del tiempo, la misma voluntad que durante siglos había guiado el destino de los suyos, ya había escogido, y Rowan supo que la había elegido a ella.

Al hilo de la iniciativa de "El cuentacuentos"

Fotografía 1: Ficklekat Fotografía 2: LadyMorgana

(Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.)

*Esto es lo que Popi llamaría una remasterización. Me apetecía hacerlo porque, aunque últimamente vuelvo a estar “algo creativa”,  apenas tengo tiempo de ponerme a escribir. Además esta historia, es sin duda la que más me “gusta” ( es decir, la que más tolero) de todas las que he publicado en el blog.  Ojalá pueda pasarme por los vuestros este fin de semana.

21 Se mojaron.

^^Reborn_Of_Darkness^^ dijo...

hablando de lluvia...
hoy llovio por fin un respiro...

esta muy buena la historia escribes muy bien
haber para cuando te animas al libro...

jaja

besitos

Anónimo dijo...

No lo leí.
Me recuerda una conversación en un chino, con T. La cuestión es: ¿te acuerdas tú?
Muy bonito Flor de Anea.
L.

July dijo...

:) yb su tendremos que hablar de historias, lagos y lluvias tu y yo entre escritores :)


Un abrazoooo

carlos dijo...

Lo que está bien escrito causa el mismo placer leerlo desde cualquier ángulo o tiempo transcurrido.
Todo lo que pudo ser,los sueños,los deseos,la esperanza que busca desde el saliente de la roca, en esa última mirada que es el principio y el final de un relato que no pierde su belleza.
Un abrazo!

Munlight_Doll dijo...

Me acuerdo de esta historia, así como de todas las tuyas ;) Leerte es evadirse, mi reina vampira :)

Me alegro de que vuelvas y de compartir contigo clubs de fans.

Un beso mágico,
Mun

popi dijo...

Hola prosista mediocre; ha pasado tiempo desde aquella primera vez que leí a Rowan, tanto que ya no sólo es una la que me ha pedido lo que te dije en aquel comentario, sino tres.
Nos pasamos la vida retocando, signo de nuestra debilidad y la creencia de que siempre hay algo mejor. Se pasó del vinilo al cd y, qué carajo, donde se ponga un disco negro y grande que se quiten los espejitos saltimbanquis; curiosamente, aumenta la venta del vinilo, hecho que me agrada, pues menos quebraderos de cabeza me llevo a la hora de encontrarlos.
Remasterizar está bien, pero para eso están los editores. Que sean ellos los que te digan si debes hacerlo o no. A mí, personalmente, me gustó más la primera versión; cuestión, supongo, del momento en que lo lees.
Un abrazo enorme.

tormenta dijo...

Reborn: gracias por pasar, bonita.
L.: me acuerdo.
Carlos: un abrazo.
July: hablar es una de esas cosas que además de gratis pueden ser interesante...:)
Mun: un besito, mi niña. Te echo mucho de menos
Popi cielo, no he cambiado ni una coma. Imagino que, simplemente, te gustó más la primera vez que la leíste. Lo de remasterizar era más bien republicar.

popi dijo...

Pues supongo que se deberá al momento. Aún así, creo que algo sí ha cambiado, yo no soy tan fácil de convencer.

tormenta dijo...

hombre de poca fe: mi palabra debería bastarte ... ^^ (Como no sea la traducción del título...)

V dijo...

Es un gran relato. Bien escrito y documentado. Gracias por recuperarlo.

Saludos Dama

Gittana dijo...

Ya... ya es justo preciosa... animate a escribir un libro, yo lo compro... no sabes como atrapas con tus cuentos... Por favor??? Siempre he creído que tu lo lograría... asi, que, cuando tu decide hacerlo??? Yo lo compro, tu lo autografía y cuando seas famosísima, yo puedo presumir!!!! vale???? piensalo hermosa...

Gittana dijo...

Por cierto.... adoro a Lorenna!!!! me encanta esta musica... yo tengo todos sus cds!!!! y mi favorito es el de "Book of secrets"!!! hermoso... te digo que leerte con esta musica, te transporta a esos tus mundos!!!

Anónimo dijo...

Me gustó tanto esta vez como aquella. Es una muy buena narración.
Te mando besos y un par de nubes para que decoren un poco tu día.

Ánimo, ma chère, el tiempo dejará de ser tu dueño.

Kri§ dijo...

No había tenido la oportunidad de leer esta historia ya que he estado apartado del blog, pero ahora que me he medio puesto al día parece que no soy el único al que el tiempo le roba espacios para escribir. Yo creo que vos te podrías dedicar a escribir libros, tienes muy buena narrativa, me gusta la manera en la que usas los elementos de la historia para tejer la trama.

Un saludo!

Popi dijo...

Ya toca poner otra historia, ¿no?
P.D.- Cierto, recuerdo que te comenté que podríamos hacer entre los dos la historia de Noluhé, tú desde el punto de vista de no sé quién y yo de no sé cuántos. Mi parte ya está hecha. jaja
Besillo brujilla!

callasrsilencio dijo...

Hola niña ruidosa. Como siempre, aparezco de nuevo tras haber estado algo perdido en los últimos... meses. Pero algo tendrá este blog que siempre vuelvo. No sé si es la luz estremecedora de tus relámpagos o el sonido ya familiar de los truenos. En realidad sí lo sé, y tú también, igual que el resto de "comentaristas" a los que tienes enganchados. Siguiendo el hilo de la cita, sí, eres una vampira y nosotros tus ghouls encadenados.
en fin, aún no sabes quién soy, pero en su momento fui thorgrath, luego gatociclopeico y siempre Javi. Ahora cambio de blog, como hiciste tú una vez. A ver si me da el aire un poco y me despejo. Por supuesto, estás en mis favoritos.

Por cierto, el relato está muy bien, como de costumbre, pero no es lo que más me ha gustado de lo que has escrito.

besos remasterizados ;)

*Sechat* dijo...

¡Qué bien que estés de vuelta! Por cierto, no comprendo porqué eres tan sumamente dura contigo misma. Escribes genial y eso no todos lo pueden decir. Valora más lo que haces, de veras, porque para mí y para muchos eres una auténtica escritora en ciernes. Sólo te falta un pequeño empujoncito. Un besazo,guapa.

Fidel dijo...

A mi me ha gustado especialmente esta "remasterización", porque parece talmente, un extracto de una novela de éxito. Sigue así, si te lo propones, llegarás lejos.

Gittana dijo...

hOLA!!!! YA NO PIENSA REGRESAR NUNCA????

REGRESA!!!!!

La niña de los ojos tristes dijo...

Me ha gustado mucho y me ha inspirado, hace tiempo que no me inspiraba ningún relato. Gracias por compartirlo

Ananda Nilayan dijo...

Interesante. Que la Diosa te siga inspirando historias para deleitarme con tus lecturas. Abrazo y ya vuelvo.